Síguenos en nuestras redes

El partido más largo que se ha jugado a nivel profesional fue la final de los Juegos Olímpicos de 1976, donde Polonia y la Unión Soviética jugaron durante 4 horas y 36 minutos.