Síguenos en nuestras redes

1738 es la altura en pies (530 metros) de la ola más grande jamás registrada. Ocurrió en 1958 en la bahía de Lituya (Alaska) a raíz de un terremoto de magnitud 7,8 que desencadenó un mega-tsunami.