Síguenos en nuestras redes

El gol más rápido de la historia lo anotó Ricardo Olivera, uruguayo, el 26 de diciembre de 1998. Fue en un partido entre el Río Negro Capital y el Soriano Interior pasados tan sólo 2,8 segundos del inicio del partido.