Síguenos en nuestras redes

Está demostrado que cuando los niños pasan más tiempo al aire libre, se tornan más tranquilo y felices. Eso, fusionado con actividades de aprendizaje como cultivo de plantas, conocer más sobre la fauna de aves, entre otros, los ayuda a estar más abierto al aprendizaje.