Síguenos en nuestras redes

La importancia de los juegos educativos y didácticos infantiles

Cuando pensamos en educación, nos suelen venir a la mente imágenes de pupitres, exámenes y libros. Sin embargo, hay un recurso educativo por excelencia que a menudo es olvidado: el juego.

Comparte en:

Los juegos didácticos son actividades que fomentan o estimulan algún tipo de aprendizaje en los niños de manera simple y lúdica. Tenemos un gran abanico de juegos didácticos, que suelen ser utilizados tanto en casa como en el colegio. Algunos de los ejemplos más clásicos son los juegos de bloques, las sopas de letras y los puzzles. Cabe destacar que estos juegos tienen hoy mucha importancia para un desarrollo infantil adecuado ya que es conveniente que los más pequeños no aprendan todo a través de una pantalla.

Para los más pequeños, el aprendizaje mediante juegos didácticos tiene un papel vital en su enseñanza ya que les ofrece la oportunidad de colaborar, comunicarse y desarrollar distintas capacidades (memoria, concentración, etc) mientras se divierten. Numerosos estudios e investigaciones respaldan los beneficios pedagógicos del juego. Además, hasta la misma ONU fomenta el uso de juegos didácticos como parte de su cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible para el 2030 – ODS 4: garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover las oportunidades de aprendizaje durante toda la vida.

A continuación te explicamos unos ejemplos de juegos didácticos y las ventajas que aportan en la infancia:

  • Los juegos basados en estrategia, como por ejemplo el tres en raya, potencian el razonamiento y la resolución de problemas. Mientras juegan, los niños intentan deducir los movimientos del oponente al mismo tiempo que elaboran su estrategia, estimulando el razonamiento constantemente. Además, los juegos de estrategia pueden ayudar a mejorar la autoestima: al verse capaces de ganar al oponente por haber predicho sus movimientos, la autoestima incrementa y pueden verse con la confianza necesaria para probar y aprender cosas nuevas.
  • Los juegos de mesa, como el dominó, potencian la comunicación, la participación y preparan a los niños para el éxito y el fracaso. Como no siempre se gana, los niños trabajan la tolerancia a la frustración y esto les permite enfrentarse de forma positiva a las distintas situaciones de la vida. También, al aceptar y seguir las reglas de juego junto a otro jugador, se crea un vínculo que permite reforzar sus relaciones con los demás.
  • Los juegos de memoria, como el clásico memo, aumentan distintas capacidades cognitivas. Por ejemplo, mientras los niños se esfuerzan en recordar en qué posición estaban unas imágenes repetidas por parejas, practican de forma natural la percepción, la atención y la memoria, que constituyen procesos cognitivos básicos. Del mismo modo, los niños deben ser pacientes, perseverantes y estar concentrados para poder terminar bien el juego. Estas tres capacidades son de suma importancia para un desarrollo adecuado y practicarlas desde bien pequeños les ayuda a dominarlas lo antes posible.

Ya lo dijo la poeta estadounidense Diane Ackerman: «el juego es es la forma favorita de aprendizaje de nuestro cerebro».

Por todo ello, desde Afrikable te animamos a que explores nuestros juegos educativos y didácticos de Comercio Justo, elaborados de forma artesanal y con mucho amor por las mujeres beneficiarias de nuestro proyecto.

Fuente: Afrikable

¿Sabías qué?

Identifica el deporte de tu hijo y desarrolla su curiosidad e interés.

Relacionados

El bienestar de los hijos es probablemente la prioridad número uno de todos los padres. Ya sea en el ámbito emocional, en el físico o en...
El desarrollo cognitivo es un proceso continuo durante el cual, un niño se va adaptando a su entorno y va aprendiendo habilidades poco a poco. Sin...
Conocer los beneficios del ejercicio es clave para entender la importancia de hacer deporte para el desarrollo de la infancia. La OMS advierte de que en...